jueves, 31 de julio de 2014

Tori Amos: "Promise"


Dueto de Tori (50 para 51 años) y su más que madura y buena cantante hija Tash (13 para 14 años) escogido como segundo single de lo último de Tori, "Unrepentant Geraldines". Lo más cursi del disco con diferencia a pesar de apostar por una relación materno-filial basada en la amistad, algo poco visto en nuestra cultura, y eso que habíamos recobrado a la sufriente y mitológica Tori de hace tantos años, aunque este tema no deja de conmover por comparación con los temas sobre sus pasados abortos involuntarios "Spark" o "Playboy Mommy" al mismo tiempo que vemos a su deseada, inteligente, guapa y talentosa hija.


Esperemos que su tercer single nos recuerde más a sus primeros tiempos...



miércoles, 23 de julio de 2014

Najwa: "Pijama"

Hace ya 3 meses que el último y quizás más jovial single de toda la carrera de Najwa Nimri con un vídeo dirigido por Virgili Jubero vio la luz, pero nuna es tarde para enseñarlo aquí, ¿no? Disfrutad de la etapa más sexy y divertida de Najwa.




najwa.info

viernes, 18 de julio de 2014

GusGus: "Mexico"


Años ha, aquella maravillosa idea sobre un grupo ecléctico que se dedicaría a componer música electrónica poco común en los oídos de las grandes masas. En la práctica, con su primer "Polydistorsion", la mencionada idea plasmada de una manera sublime, con la capacidad de tenernos llorando y riendo en el mismo disco.
Poco a poco los chopocientos miembros que componían el grupo fueron reduciéndose para escribir una música en un primer lugar más pop y asequible, y más adelante recalcitrantemente discotequera, sin que por eso este grupo islandés haya perdido su originalidad. Y henos aquí, con el segundo single de su ya noveno disco, adquirible en cualquier lugar del mundo menos en España, donde las cosas de palacio van despacio...


Crossfade (vídeo oficial)




Obnoxiously Sexual (vídeo oficial) 





gusgus.com

miércoles, 16 de julio de 2014

domingo, 13 de julio de 2014

DIAMANDA GALÁS: "WILD WOMEN WITH STEAK-KNIVES (THE HOMICIDAL LOVE SONG FOR SOLO SCREAM)"

Fotografía de Dona Mc Adams

Antes de pasar a analizar esta obra, extensible al resto de sus trabajos, es conveniente dar algunos apuntes sobre la propia Diamanda Galás.
Norteamericana de padres griegos ortodoxos, desde pequeña fue animada por su padre a tocar el piano, pero no así a cantar debido a la tradición griega en la que las prostitutas cantaban para atraer a clientes, imposición a la que no hizo caso (más adelante se verá cómo paradójicamente Diamanda ejerció como prostituta, época en la que ya mayor de edad descubrió su capacidad como cantante), desarrollando su voz hasta alcanzar las 3 octavas y media y siendo hoy en día comparada con Maria Callas, pero nunca se quiso limitar a ser una soprano (o bajo, ya que es capaz de alcanzar los 2 registros) y pianista clásica, ya que según ella no importa tu voz per se, sino lo que haces con ella, que es donde se encuentra la virtuosidad y no en unos atributos inherentes desde el nacimiento que sólo se utilizan para imitar estereotipos de lo que se considera "bueno", al igual que lo que haces con tu cuerpo, razón por la cual estudió artes escénicas además de Bioquímica, especializándose en inmunología y hematología. Feminista radical, maníaco depresiva y con tendencia a la soledad y el aislamiento, cree profundamente en el poder de la empatía hacia los grupos desfavorecidos, como pueden ser los exiliados, los presos políticos, las víctimas de genocidios, los enfermos mentales recluidos, los homosexuales y especialmente los enfermos de SIDA con los que trabaja codo con codo no sólo a través de su música y performances, sino buscando nuevas soluciones y medicinas debido a sus estudios científicos (su amado hermano murió de SIDA). Tampoco se ha olvidado nunca de las personas abandonadas, decepcionadas y engañadas en el amor. En todos estos grupos es en los que ha basado la mayor parte de sus trabajos y su discografía.
Tras estos apuntes resulta más fácil entender esta obra y poder analizarla desde 2 puntos de vista; el del feminismo radical y el de poder o no clasificarla en alguna corriente artística o forma de arte, para lo que en primer lugar adjunto el link que conduce a la escucha de esta pieza incluida en su primer disco de 1982, "The Litanies of Satan", y la letra traducida al castellano.

MUJERES SALVAJES CON CUCHILLOS DE COCINA (CANCIÓN DE AMOR HOMICIDA PARA SOLO DE GRITO)

Me encomiendo a mí misma a una muerte sin importancia,
a la amputación de todas las manos que buscan,
tirando, sujetando, con la fuerza de naciones, de sirenas,
en una interminable dicha sangrienta hacia una muerte de mero salvajismo
y el nacimiento de blanco nacarado terror.

Mujeres salvajes con venas cortadas y úteros desparramados,
cantando canciones sobre el instinto de la muerte con voces todavía no escuchadas,
alabando nada excepto la promesa de la Muerte en la tierra, riendo mares de sonrientes ojos rojos,
todas lavadas en la orilla y devoradas por fuertes y ciegas arañas.

Me encomiendo a mí misma a una muerte más allá de toda esperanza de redención,
más allá del deseo de olvido,
más allá del deseo de sentir todas las cosas en cada momento,
pero para nunca olvidar, para asesinar en nombre del asesinato,
y con un puro y el más feliz de los corazones,
elogiar y redimir la Enfermedad.



Tras la escucha de la pieza y la lectura de la letra, podemos centrarnos en primer lugar en su contenido y su intención, que además de tratar sobre la esquizofrenia y el comportamiento extremo tal como explica Diamanda (no será la primera vez que edite discos con "canciones de amor homicidas") y dejar claro que cantar acerca de la muerte muestra lo importante que es la vida, aboga claramente por un feminismo radical en contra de cualquier tipo de opresión sobre la mujer que muchas otras feministas no compartirían, y es que en muchas ocasiones su feminismo roza la misoginia, siendo ella misma la que declara que no sabe cuál es la razón, pero que todos sus escritores favoritos, como Oscar Wilde, Charles Baudelaire, Friedrich Nietzsche o William Burroughs, son o han sido misóginos. Esta actitud tan radical es la que provoca que pocas de sus obras traten del feminismo explícitamente, salvo en casos como éste, pero siempre deja patente su admiración por las mujeres que actúan además de quejarse, como comienza a ocurrir en el mundo musulmán, y critica la vertiente del feminismo que defiende el concepto de "femineidad" marcado en realidad por la cultura machista. Esta clase de feminismo es más que evidente en su imagen andrógina, en su forma de cantar y en su manera de actuar. Diamanda, tras independizarse de sus padres a los 19 años, ejerció como prostituta en California como reto personal, donde la prostitución es ilegal y por lo tanto la primera delincuente es la propia prostituta a pesar de las cuatro violaciones que sufrió, razón por la cual siempre defendió a la prostituta Aileen Wuornos sobre la que se realizó la película "Monster" y se mostró absolutamente en contra de su pena de muerte y de la pena de muerte en general. La propia Diamanda, junto a sus amigas transexuales y drag-queens de las que dice que aprendió lo que era la femineidad, iban siempre armadas con una navaja, y es que Diamanda cree en la fuerza del odio y la venganza personal, pero esta venganza nunca ha de ser institucionalizada como lo es la pena de muerte, acercándose así a posturas como la del mencionado William Burroughs con el que tuvo buena relación, quizás debido a la aparente misoginia de ambos que probablemente no sea más que eso, aparente. Fue en esta etapa cuando sus amigas le comenzaron a decir que tenía buena voz, voz que desarrolló tras comenzar a consumir LSD para liberarse de las represiones de una familia griega ortodoxa en EEUU en la que ninguna referencia al romanticismo tenía cabida. Diamanda ha declarado en diversas ocasiones que los violadores deberían de ser castrados, violados analmente y llevar el tatuaje de "VIOLADOR" en la frente hasta el fin de sus días, fin que no debe ser inmediato. De hecho fundó un escuadrón vigilante anti-violación y procastración llamado "Las vaginas en cuero negro". El título de esta pieza en concreto, con la música y la letra compuesta y escrita por ella, proviene de la tradición griega. En los funerales, las mujeres presiden el ritual cargando cuchillos largos. Según ella es un ritual acerca del poder de las mujeres que ellas usan para inspirar venganza por aquellos que fueron asesinados, mujeres que nunca perdonan nada. Su feminismo radical llega hasta el punto de que alrededor de los 30 años se esterilizó por considerar obscena la idea de la maternidad, diciéndole al cirujano que quemara sus ovarios. Quizás algunas experiencias autobiográficas pudieran ser ficticias para conformar un personaje que actúa de una manera ejemplarizante, aunque hechos como que lleva en los dedos de una mano tatuado "We Are All HIV" son ciertos, y aquí a pesar de estar de acuerdo con matices de "la muerte del autor" ya que cada individuo percibe diferentes aspectos de la obra que ni la propia Diamanda quizás realizara conscientemente, de manera que los que conectan con esos aspectos pueden ser así más capaces de desarrollarlos en sí mismos como individuos y como grupos con otros individuos que han sentido lo mismo, me cuesta muchísimo alejarme de la noción casi romántica de autor en artistas tan personales e identificables como Diamanda, y cuanto más críptico sea su contenido y por lo tanto con un estilo muy identificable, aún más, como me ocurre con Tori Amos en la música o David Lynch en el cine (es un ejercicio divertido subir tus propias obras a internet, fotografías y textos en mi caso, para ver lo que la gente opina y da por hecho sobre tu persona y tu estado de ánimo), si bien es cierto también que además de autora, el rol de Diamanda como artista que odia el apropiacionismo es el de pedagoga, historiadora y revulsiva social. El romanticismo y el activismo social van de la mano en el caso de Diamanda. Lo que está claro es que el relato de estas experiencias autobiográficas defiende una postura ante la vida basada en que una mujer no debe ser definida como tal únicamente al reproducirse y que no está constituida hormonalmente para ser pasiva, siendo dicha pasividad parte del adoctrinamiento masculino, con lo que si bien el sexo puede ser biológico existiendo también la intersexualidad, el género en la cultura occidental, o mejor dicho cultura de tradición monoteísta, es una representación y una construcción social del patriarcado atacado por Diamanda ferozmente. Una mujer es un individuo que ha de tomar conciencia de sí mismo, ser activa y tomar las riendas liberándose de toda imposición social.

Pasemos ahora a analizar la obra no desde su contenido sociológico sino desde su contenido formal y artístico. Aunque muchas de estas piezas están preparadas para ser contempladas también en forma de performance, lamentablemente no se encuentra en la red la correspondiente a esta pieza, pero ya que una forma de mirar es la de imaginar, no existe ningún impedimento para que gracias a la posibilidad de copia y reproductibilidad que nuestra época nos proporciona, disfrutemos o padezcamos de lo que Diamanda quiere transmitir con unos buenos cascos en una habitación a oscuras. Diamanda suele explicar detalladamente el porqué de sus actuaciones, en las que el público no interviene directa y físicamente, pero debido al poder de la empatía en el que cree, como se ha señalado en la introducción, consigue que el público no consista en meros espectadores. Han de ser participantes, partícipes del dolor o la rabia de los colectivos desfavorecidos que Diamanda encarna, utilizando múltiples lenguajes (inglés, castellano, francés, italiano, alemán, griego, árabe...) y tonos de voz. Los lugares en los que realiza sus espectáculos, muy dispares entre sí, como pueden ser teatros clásicos, museos, pequeños locales, iglesias e incluso cárceles e instituciones psiquiátricas, ayudan también a que no sea encasillada como mujer que se aprovecha de ciertas causas sin creer en ellas y poder interactuar con diferentes perfiles de individuos. Para esta pieza en concreto, como continuaría haciendo a lo largo de su carrera, así como para su representación en forma de performance, utilizó efectos de iluminación y coreografías, incrementó la reverberación y manipuló las coordinadas sonoras y espaciales mediante la utilización de 4 o 5 micrófonos distribuidos en un sistema de sonido cuadrafónico, utilizando drogas para entrar en estado de trance y dirigiendo ella misma su actuación mediante "partituras cinemáticas", como las denomina ella, que usa incluso en sus conciertos de piano y donde se marcan los cambios de iluminación, de tono, los movimientos del cuerpo, etc., ya que Diamanda, a pesar de haber estudiado piano desde pequeña y haber dado recitales clásicos siendo una adolescente, no sabe leer bien partituras clásicas. Como se puede constatar en esta obra, ha sido influenciada por el "Schrei", término proveniente del teatro expresionista alemán, caracterizado por elevados estados de conciencia y de emociones, así como de gesticulaciones y voz (hablar con el cuerpo y moverse con las palabras). Sin llegar a extremos como los de los accionistas vieneses, Diamanda, cuyas grabaciones se suelen realizar en directo o en el estudio de una sola vez, ha acostumbrado a encerrarse en jaulas y habitaciones de aislamiento para meterse en la piel de los enfermos mentales recluidos y conseguir que su público se meta también en la piel de ellos de manera que dejan de ser meros espectadores y oyentes, se ha desnudado y se ha cubierto de sangre en una anti-misa realizada en defensa de los enfermos de SIDA en la Catedral St John the Divine de Nueva York, ha realizado prácticas masoquistas, se ha dado baños de agua helada, e incluso en sus conciertos de piano más "clásicos" en los que (sub)versiona clásicos del blues hasta hacerlos irreconocibles ya que parecen temas (re)escritos por ella, además de musicalizar poemas de gente como Pasolini o poetas románticos franceses del siglo XIX, ha llegado a dejar el piano manchado de sangre debido a su extrema manera de tocarlo y los golpes que le da a modo de percusión. En el plano no artístico, aunque cabría preguntarse si todos los acontecimientos de su vida no están íntimamente relacionados con su arte, además de lo ya relatado en su etapa como prostituta, su esterilización y el tatuaje en sus nudillos, también llegó cuando era estudiante de Bioquímica a unirse a un movimiento estudiantil radical que declaraba que la experimentación médica debía realizarse en cada uno de los investigadores, decidiendo que podría hacer de su vida y su cuerpo su propio experimento de investigación, actitud que ha mantenido. Debido a estos experimentos sobre sí misma adquirió una hepatitis C. Es importante señalar aquí que Diamanda se considera ante todo músico, sea cual sea la forma en que represente esa música (de hecho grabó un disco de rock junto a John Paul Jones, bajista de Led Zeppelin, y ha colaborado con gente como Leonard Cohen o Recoil), razón por la que las piezas preparadas para ser contempladas como performances son también incluidas en sus discos de manera que, como ya se ha señalado, podemos imaginar, sentir y empatizar con su escucha de manera tan fuerte como se podría conseguir viéndola en directo (yo mismo la he visto 2 veces en directo y tengo toda su discografía que escucho a oscuras, y ambas experiencias son igual de intensas, con sus diferencias y sus analogías). Es por este motivo que resulta importante recurrir aquí a la tan manida pregunta no ya de si es arte o no, pregunta que se creía superada tras "La muerte del arte" de Danto pero que en la práctica se sigue planteando aunque en este caso es difícil negarlo, sino si es música o no. De hecho he constatado entre mis amigos cómo no se formulaba en forma de pregunta sino de aseveración: "Esto no es música, es ruido". Probablemente esta gente opinará lo mismo sobre una ópera china si es que no ha escuchado nunca ninguna, a pesar de la innegable musicalidad incluso de los gritos más desgarradores de Diamanda sin ningún otro acompañamiento, musicalidad debida a la acertada combinación de sonidos. Probablemente también esta gente perciba aspectos en la obra de Diamanda que todos podemos llevar dentro y que nos aterrorizan, actitud que repugna a Diamanda al llevar a la marginación de determinados colectivos. Como ya se ha indicado, es la propia Diamanda la que se negó a ser una clasicista pianista y cantante de ópera imitadora, aunque reúne todas las aptitudes. No sólo porque no pare de versionar temas clásicos de blues sino porque lo que pretende es precisamente lo mismo que ese género musical, materializar el dolor y las emociones y hacer partícipes de ellas a los demás, ella misma se define como cantante e intérprete de blues, además de versionar también en ocasiones temas de flamenco sin que para mi sorpresa expertos en flamenco adviertan las analogías entre el "quejío" flamenco y los desgarramientos de voz y los lamentos de Asia Menor a los que Diamanda recurre constantemente.

Debido a que no se puede encontrar una performance de la pieza analizada en relación con toda la persona de Diamanda Galás y su proyección social y artística, adjunto 3 links a cortos vídeos, pudiéndose ver en el primero cómo Diamanda juega con diversos micrófonos y una "partitura cinemática", al igual que en "Wild Women with Steak-Knives", y en los siguientes la importancia que le da a la decoración, la puesta en escena y el movimiento de su propio cuerpo en sus performances.

Considero conveniente mostrar una actuación de Diamanda en la que versiona una jota asturiana como si se tratara de "cante jondo" para dejar constancia de su faceta como "mera" músico:

Tras el análisis de "Wild Women with Steak-Knives" contextualizando la pieza con el resto de la obra de Diamanda y su propia vida e ideología, aspectos prácticamente inseparables, como conclusión quizás no quede más remedio que lanzar preguntas al aire. ¿Es Diamanda Galás feminista, al contrario incluso machista para según qué tipo de feministas, o va más allá de cualquier tipo de sexismo? ¿Conduce al pesimismo la letra del tema o anima a una actitud fuerte ante la vida y la muerte? En base a la conducta de Diamanda en el plano artístico y su vida cotidiana, ¿es Diamanda performer? ¿Accionista? ¿Situacionista? ¿"Mera" músico? ¿Todo ello o nada de ello? ¿Dentro de qué movimiento y/o género musical se inscribe "Wild women with Steak-Nives"? Quizás todos estos nuevos "ismos" no sean más que el síntoma de unos analistas academicistas incapaces de entender la sociedad y el arte actuales y empeñados en seguir clasificándolo todo en base a la metodología del pasado sin que hoy en día tenga ya demasiado sentido.

miércoles, 2 de julio de 2014

Goldfrapp:"Stranger"


Todo o casi todo el mundo tiene nociones de teorías queer, no que haya un género donde se incluyen los andróginos y los hermafroditas, sino muchos géneros. Con esta idea y con el lesbianismo de base, con un asesinato como en "Jo" y una Alison Goldfrapp maravillosamente caracterizada, de nuevo con Lisa Gunning en la dirección, lo que todos sabemos es lo que es una historia de amor como en aquel corto, dando éste a conocer el pasado 26 de junio.
Playa, agua, amor no correspondido..       



goldfrapp.com