lunes, 16 de enero de 2017

Mea culpa (human drüg)


Fui yo quien decidió cómo alimentar el presente volviéndole la cara al futuro que me amenazaba ofreciéndome una imagen de mí mismo con sangre corriendo entre los muslos. No hay ningún oxímoron. El tiempo verbal es un constructo social que desprecia al amor. Mea culpa y de nadie más.
Fui yo quien escogió alimentarse de la sangre del otro.
Fui yo quien desobedeció los mandamientos.
Fui yo quien chocó contra las señales de advertencia de peligro.
Fui yo quien quiso llenarse a base de carencias.
Fui yo quien decidió penetrar la imagen del otro.
Fui yo quien dejó llover en mi habitación relojes de bolsillo que marcaban las horas de espera.
Fui yo quien suplicó beber la sal del otro cuando encontré en él lo que robaron de mí.
Fui yo quien consumió al otro por vía intravenosa sabiendo que podría causar rechazo vomitándolo hasta que nada de él quedara en mí.
El rechazo nunca fue lo bastante fuerte como para vomitar al amor.
La sal vertida por los ojos del otro siempre me ayudó a lavarme en un océano de ensueño.
Con las agujas de los relojes rotos sobre el suelo de mi habitación construí brújulas para guiarme hacia el otro.
Fotografié la imagen del otro para que se enfrentara a lo que rechazaba de él mismo.
Verme lleno de sus carencias llevó al otro a hacer lo que brotaba de su yo una vez penetrada la imagen.
Me masturbé al chocar contra las señales de advertencia de peligro en busca de esa anhelada psicopatología benévola.
Escupí sobre las tablas de la ley cuando se me echó en cara no seguir los mandamientos.
La sangre del otro me infectó con el virus que era su alma.
Y mientras viajaba plácidamente por la vía láctea a sabiendas de que el zumo de supernova del otro era vertido sobre sucedáneos de mí, siempre me encontré de repente en un presente sin él y con los pedazos rotos de mi espejo que utilizaba para cortarme con tal de ver correr cualquier sangre. Y lo repetí y repetiré sin pensar en un después. Porque jamás me planteo un futuro ni pido explicaciones. Porque quiero vivir en el presente y quiero en él al otro que me llena. Porque en mi presente el otro nunca es ningún otro sino yo mismo. Porque mi presente soy yo mismo. Porque mañana estaré viviendo en mi presente, y al día siguiente, y al otro... Sin jamás plantearme cuándo mi presente dejará de ser mi presente para mutar en el futuro que me lacera. El tiempo verbal es un constructo social. Mea culpa y de nadie más.

texto escrito el 16/01/2017 (Josu Sein)




martes, 10 de enero de 2017

No plan


Eterna Grecia Clásica. La mitología para entender el mundo más cercano y tangible. Sal derramada por un ídolo. Aullidos llamando a la Estrella Negra. Sangre en honor del Dios del sexo andrógino. Ningún futuro planificado. Oraciones para vivir el presente. Para que nadie olvide que mañana seguiremos en nuestro presente. Mi Vía Láctea vertida para alimentarte. Para que me alimentes. Unión sin espacios. Huir del aislamiento. Despierta a mis iguales tras las ventanas de los rascacielos. Para que me esperen como los espero yo.  Las apalabras se agotan. Mis fluidos continúan susurrando lo que aquí se acaba. Vives en mis lágrimas. En mi sangre. En mi sudor. En mi semen. Un año después de tu viaje, te beso en la cicatriz que me dejaste como maestro de vida accidental que directamente me enseñó a no tener tanto miedo de los caminos no cercados evitándome caer sepultado bajo los cadáveres del rebaño. Inmortal. Permaneces. Sigues haciéndome lubricar. Profeta del Misterio que me mantiene en este planeta. No plan.




davidbowie.com

miércoles, 4 de enero de 2017

Bed & Vodka (human drüg)


Fotografía realizada en diciembre de 2016 (Josu Sein)


No ves la vela roja ardiendo por ti. No me ves escribiendo sobre tu lluvia de piedras, tus remordimientos y tus autodefensas. No me consideres un lector accidental. Considérame un accidente escritor. Todo accidente se tatúa en ti. En ocasiones los tatuajes no penetran la piel y pasan a ser recuerdos que se te muestran mires donde mires. Acaricia el tatuaje hasta que sea la expresión presente de tus emociones impidiéndole convertirse en recuerdo de algo que no se llegó a vivir. Para recordar el futuro incide sobre el tatuaje hasta que su tinta se una a tu sangre y recorra y alimente todas tus vísceras y tu perfecta piel para escribir sobre ella historias no planificadas sin final y poesías surrealistas. Tanto el hedonismo como el masoquismo pueden constituir el mismo camino por el que llegar a periodos de sincera felicidad. Como sincreo sigue siendo, que no pareciendo, todo lo dicho aunque lo leas tras intentar desintoxicarte para tener una visión lúcida, pragmática y racionalista de tu vida, camino imposible ideado por androides para matar tu subjetividad mientras te empeñes en caminar sobre él. No intento convencer ni invadir territorios, sino evitar hospitales para que los accidentes que vivo me invadan a mí. Tras tanta soledad y aislamiento llovidos como dolorosos accidentes no buscados ni deseados, demasiadas muertes, he olvidado cómo se pide nada, así que me limito a ofrecer para quizás, aunque no necesariamente, recibir sin pedir. Mientras te voy leyendo llenándote de anotaciones, me basta con verte beber vodka y mear en un vaso.

Texto escrito en diciembre de 2016 (Josu Sein